Foro de Opinión Cardenal Niño de Guevara
CARDENAL GUEVARA

FERNANDO NIÑO DE GUEVARA (1541-1609)

 

CARDENAL NIÑO DE GUEVARA Una fecha clave para las hermandades de Sevilla, de la historia hispalense del Cardenal Niño de Guevara, fue el Sínodo de 1604, en el cual el Cardenal obligó a las cofradías de Sevilla a pasar ante el Palacio Arzobispal, siendo el primer vestigio de lo que hoy en día es la carrera oficial a la Santa Iglesia Catedral en Semana Santa, motivo por el cual este Foro decidió tomar el nombre de Cardenal Niño de Guevara.

BIOGRAFÍA

Nació en Toledo, hijo de los marqueses de Tejares. Realizó sus estudios en Salamanca, donde se graduó en Derecho. Arcediano de Moya en la catedral de Cuenca, fue nombrado Oidor de la Chancillería de Valladolid en 1570. Ascendió al Supremo Consejo de Castilla en 1580 y poco después fue nombrado Presidente de la Chancillería de Granada, Pasó a Roma como embajador de Felipe II y Clemente VIII lo creó Cardenal (5 junio 1596). Empeñado en varios dicasterios romanos, permaneció en Roma hasta que fue nombrado inquisidor general, por bula de 11 de agosto de 1599. El Papa lo consagró arzobispo titular de Macedonia y, al despedirlo, exclamó que aún siendo tanto su poderío “no podemos hacer de un cardenal Niño de Guevara dos Cardenales, uno para Roma y otro para España”. Al llegar a la corte, Felipe III le hizo de su Consejo de Estado. En 1600 efectuó en Toledo un célebre auto de fe al que asistieron los reyes. Y ese mismo año, vacante la sede hispalense, fue presentado a la misma. Las bulas están fechadas el 30 de abril de 1601. Un mes antes, se hallaba en Valladolid, adonde había pasado la corte, y el rey juró en sus manos las paces con Francia. Allí se encontraba en septiembre cuando nació la infanta doña Ana, primogénita de Felipe III. Tomó posesión de la archidiócesis en su nombre don Andrés Dalba, arcediano de Sevilla e inquisidor general del Supremo Consejo el 18 de junio de 160l y efectuó su entrada en la ciudad el 13 de diciembre de ese año, habiendo retrasado su ingreso a causa de la peste que padecía Andalucía.

Comenzó su gobierno pastoral por sí mismo, sin querer valerse de obispo auxiliar, aunque los tuvo, y realizó la visita pastoral a la diócesis. En la témporas de diciembre de 1601, recién llegado a Sevilla, celebró órdenes sagradas, tan numerosas, que, comenzadas al amanecer no acabaron sino a medianoche “ y al punto que comenzó la campana de la queda que es en este de invierno a las nueve de la noche, alzó La Hostia de su Misa, que fue una cosa bien notable, y lo demás prosiguió como si fuese mediodía” (Abad Gordillo). 408 clérigos se ordenaron en los diferentes grados de órdenes menores y mayores y consagró muchas aras para los templos del arzobispado.

 Convocó Sínodo en 1604. Pero estas primeras convocatorias hubieron de ser recogidas por no conformes con el Concilio tridentino. Firmó segunda convocatoria a 20 de octubre para celebrarlo en la segunda dominica de Adviento. Tuvo lugar. pues, del 5 al 10 de diciembre, con la ausencia del Ayuntamiento de la ciudad “por no haber sido llamado con alguna más relevante especialidad, ni señalándose  lugar a toda la satisfacción competente a su autoridad, de que apeló al Consejo Real de Castilla, en que aunque duró muchos tiempos, y aún años de lite, se determinó al fin a su favor, aunque después no ha habido otro sínodo en que se ejecute lo sobre esto mandado al honor del Cabildo de la ciudad” (Zúñiga). Las Constituciones de este sínodo fueron publicadas en 1609, estando la sede vacante por muerte de Niño de Guevara.

Murió el 8 de Enero de 1609 y fue enterrado en la Casa Profesa de la Compañía de Jesús, hasta que tres años más tarde sus familiares trasladaron sus restos a Toledo, al convento de monjas de San Pablo.

 

Extraído del libro “Los Arzobispos De Sevilla. Luces Y Sombras En La Sede Hispalense”, publicado en 1986.

Autor:  Carlos Ros, Sacerdote Diocesano.

capitel
logo
separador
separador
separador
separador
separador
separador
separador